La parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Chicaña - Ecuador  tel: +593993539530,

e-mail: antonimichno@gmail.com    

 

 

 

 

 

SACRAMENTO DE LA PENITENCIA

CONFESION

 

  • No se deje sacramento solo para cuando van a recibir el sacramento de la Comunion y Confirmacion
  • Hay la posibilidad de la confesion siempre media hora antes de la Santa Misa

Requisitos para una buena Confesión

  1. Hacer un Examen de
    • El examen de conciencia es examinar nuestra vida; hacer un recuento de los pecados que hemos cometidos desde nuestra última confesión. Para esto, necesitamos la asistencia del Espíritu Santo que nos ilumine y nos muestre nuestros pecados, todas las veces que hemos ofendido y traicionado a Dios. Si no recordamos cuándo fue la última confesión, entonces hagamos una confesión general de todos nuestros pecados.
  1. Arrepentimiento – dolor por los pecados cometidos.
    • Es sentir sincero dolor de haber ofendido a Dios; y detestar el pecado. El arrepentimiento o contrición es el dolor interior del corazón y del alma, es la necesidad de confesar nuestro pecado, de enmendar nuestra vida, de evitar volver a caer en el pecado deseando nunca más volver a ofender a Dios. La contrición nos hace detestar el pecado y amar la gracia.
  2. Propósito de Enmienda – propósito de no volver a pecar.
  • Es una firme resolución de nunca más ofender a Dios. Y hay que hacerlo antes de confesarse. “no quiero pecar más, con la ayuda de Dios”. Es el firme propósito de enmendar nuestra vida y evitar las ocasiones próximas de pecado – o sea, las situaciones, personas, lugares y cosas que nos conducen a pecar. Quién, pudiendo, no quiere dejar una ocasión próxima de pecado grave, no puede recibir la absolución. Y si la recibe, esta absolución es inválida
  1. Confesar los pecados a un sacerdote.

Esta confesión de pecados debe ser:

    • Sincera: Es decir, sin querer engañar al Sacerdote, pues a Dios es imposible engañarlo.
    • Completa: Es decir, sin callarse ningún pecado.
    • Humilde: Es decir, sin altanería ni arrogancia.
    • Prudente: Es decir, que debemos usar palabras adecuadas y correctas, y sin nombrar personas ni descubrir pecados ajenos.
    • Breve: Es decir, sin explicaciones innecesarias, y sin mezclarle otros asuntos. No hay que hacer historias, este no es el momento para recibir dirección espiritual; para eso se saca una cita con el sacerdote. Omitir voluntariamente la confesión de pecados graves o circunstancias que los agraven hace que la confesión sea inválida y sacrílega.
  1. Cumplir la penitencia impuesta por el sacerdote.
    • La penitencia o satisfacción es aquello que nos señala el confesor para reparar el daño del pecado que ha sido perdonado. Es aquello que nos dice el sacerdote que debemos hacer antes de darnos la absolución. Debe corresponder todo lo posible a la gravedad y a la naturaleza de los pecados cometidos. Puede consistir en rezar alguna oración, en hacer una ofrenda, obras de misericordia, servicios al prójimo, privaciones voluntarias, sacrificios, y sobre todo, la aceptación paciente de la cruz que debemos llevar. Usualmente, en este momento el sacerdote pide que recemos o digamos el Acto de Contrición.

Los efectos del Sacramento de la Confesión son: la reconciliación con Dios y con la Iglesia, la recuperación de la gracia santificante, el aumento de las fuerzas espirituales para caminar hacia la perfección, la paz y la serenidad de la conciencia.

Recordemos siempre dar gracias a Dios por la bendición tan grande de habernos confesado, por su perdón y misericordia. Oremos por el sacerdote que nos confesó y pidámosle al Espíritu Santo la gracia de mantenernos firmes en la Gracia de Dios y no volver a pecar.

 

Fuente: https://haciadios.com/requisitos-para-una-buena-confesion/