La parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Chicaña - Ecuador  tel: +593993539530,

e-mail: antonimichno@gmail.com    

 

Salmos 122

Iremos a la casa del Señor.—Himno de entusiasmo y alegría del peregrino al llegar al Templo de Jerusalén. Admiración del edificio. Orgullo al ver acudir las muchedumbres. Y algo todavía más profundo: una experiencia de convivencia con otros creyentes.
 
Me puse alegre cuando me dijeron:
 «¡Vamos a la casa del Señor!»
 Ahora nuestros pasos se detienen
 delante de tus puertas, Jerusalén.
 Jerusalén, edificada cual ciudad
 en que todo se funde en la unidad.
 
Allá suben las tribus,
 las tribus del Señor, la asamblea de Israel,
 para alabar el Nombre del Señor.
 Pues allí están las cortes de justicia,
 los ministerios de la casa de David.
 
Para Jerusalén pidan la paz:
 «¡Que vivan tranquilos los que te aman!
 ¡Que la paz guarde tus muros
 y haya seguridad en tus palacios!»
 
Por mis hermanos y por mis amigos
 quiero decir: «¡La paz esté contigo!»
 Por la casa del Señor nuestro Dios,
 pido para ti la felicidad.