La parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Chicaña - Ecuador  tel: +593993539530,

e-mail: antonimichno@gmail.com    

 

 SACRAMENTO DEL BAUTISMO

Los requisitos para el sacramento del bautismo:

  • Presentarse en despacho parroquial minimo dos semanas antes del bautismo planificado.
  • Para la celebración del bautismo, el niño no debe pasar de los 6 años de edad. Despues se debe esperar hasta la recepción del Sacramento de la Eucaristía.
  • Los padres y padrinos deben participar en la preparación pre-sacramental, minimo dos charlas.
  • Los padrinos deben ser católicos practicantes, con matrimonio eclesiastico o solteros (que no estén en unión libre), mayores de edad y ser cercanos a los ahijados
  • Si los niños no partenecen a la parroquia, vienen de otra, es necesario tener el permiso del párroco de lugar original,
  • En la parroquia Chicaña los bautisos se realiza en cada primer y cada tercer sabado del mes a las horas 18.00

 

 

 “El que crea y se bautice se salvará”. (Mc. 16, 16)

Como todos sabemos, los hombres nacemos con el “pecado original” que cometieron nuestros primeros padres, Adán y Eva. Como Dios nos ama mucho y sabía que mientras estuviésemos en pecado, no podríamos vivir en amistad con Él, nos envió a su Hijo Jesucristo, quien se hizo hombre como nosotros para salvarnos y hacer posible la vida de amor con Dios.

Para ello Cristo, murió en la cruz y resucitó. De esa manera venció al pecado e hizo posible que nosotros podamos morir al pecado y nacer de nuevo a la vida de Dios. Todo ello, gracias al Bautismo. Todos nacemos separados de Dios, es decir, “muertos a la vida de Dios” por el pecado original y nacemos a la vida de Dios, a la vida espiritual, al recibir el Bautismo.

El Bautismo, como todos los otros sacramentos fue instituido por Cristo. Él le dio el mandato a los apóstoles de “ir y bautizar” a todas las creaturas.

Por el Bautismo, Dios nos da el DON, el regalo, de ser hijos de Él, dándonos su mismo Espíritu, para que habite en nosotros. A partir de ese momento Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, la Santísima Trinidad, habitarán en el bautizado.

La materia que se utiliza en el Bautismo es el agua natural. La forma son las palabras que dice el ministro: “Yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo”, las cuales deben pronunciarse al mismo tiempo que corre el agua.

El ministro normalmente es el sacerdote. En caso de necesidad, es decir, cuando un niño o un adulto se encuentra en peligro de muerte y no es posible que el sacerdote esté presente, lo puede administrar cualquier persona, siempre y cuando tenga la intención de hacerlo y use la materia y la forma correspondiente. Y hay que notificar a la parroquia para que quede registrado y, en caso de que viva, para que pueda recibir la ceremonia del Bautismo solemne.

El sujeto es toda persona que no haya sido bautizada:

Adultos: se necesita tener la intención de recibir el Bautismo, que tengan fe, y que estén arrepentidos de sus pecados.

Niños: los padres tienen la obligación de bautizar a sus hijos lo antes posible después de su nacimiento. Es derecho de los hijos el recibir de sus padres todos los dones y valores para su desarrollo humano y cristiano, el Bautismo es el don más preciado que tienen los padres, “el don de la vida de gracia”. Así como se les registra para que obtengan sus derechos, se les debe hacer hijos de Dios, hacerlos partícipes de la fe de sus padres, que es lo más importante, haciéndolos cristianos.

               Fuente: https://es.catholic.net/op/articulos/18206/cat/728/que-es-el-bautismo.html#modal